Doctor Salvador Rodríguez-Camps: «El cirujano plástico siempre debe tener algo de artesano»

El doctor fotografiado en su despacho del Hospital Casa de Salud de Valencia. tc.c

m. a. pallás
Buñol
El Doctor Salvador Rodríguez-Camps compagina en la actualidad su trabajo como Jefe de la Unidad de Cirugía Plástica y Estética del Hospital Universitario Casa de Salud de Valencia con la Vicepresidencia de la Asociación Española de Cirugía Estética y Plástica, (AECEP). Unas ocupaciones a las que suma su participación como miembro activo en la International Society of Aesthetic Plastic Surgery (ISAPS); en la New York Academy of Sciences (NYAS); en la European Society of Aesthetic and Plastic Surgery (EURAPS); la European Association of Societies of Aesthetic Plastic Surgery (EASAPS); así como de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (SECPRE); y de la Sociedad de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva de la Comunidad Valenciana (SCPRECV). Por si fuera poco, recientemente ha tenido la responsabilidad como presidente organizador de coordinar el XLII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética, con rango internacional; y ha sido integrante del Comité Organizador y del Comité Científico del primer Congreso de la Asociación Europea de Sociedades de Cirugía Estética Plástica. También ha impartido numerosos cursos, ha participado en la elaboración de 8 libros sobre Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva; además de ser autor de 107 trabajos científicos publicados relacionados con el mismo tema.
— PREGUNTA: ¿De dónde saca usted tiempo para atender tantos frentes?
— RESPUESTA: De alguna forma he comprobado que el tiempo se puede dilatar, es cuestión de organización. Incluso se puede sacar algún rato para el deporte en el fin de semana. Decía que se puede llegar con organización porque yo me llevo trabajo a casa y con eso aprovecho mi otro despacho para compartir parte de ese tiempo con la familia.
— Y su familia, ¿qué opina de que le dedique tanto tiempo a su trabajo?
— A mis hijos les gusta verme trabajar en casa quizá porque con ésta actitud ven que no sólo son ellos los que se fastidian con sus deberes y de paso tienen a su padre por la tarde en casa. El que un médico estudie en casa no es ninguna novedad, es un habito necesario, es algo normal. El médico sólo puede preparar trabajo, estudiar casos complicados o mantener su formación estudiando en silencio, fuera del ambiente y la concentración con los pacientes, y en mi caso fuera del hospital. Mi mujer está de acuerdo viéndome trabajar en casa pero desearía que trabajara menos en el hospital y sacara más tiempo libre para mí, para llegar a ese tan deseado tiempo de ocio. Aun así no me quejo de tiempo libre en condiciones normales. Cuando tienes que preparar un curso, un congreso o una conferencia durante tu tiempo libre la cosa se complica. Mi familia lo entiende.
— De la enorme cantidad de asociaciones y entidades profesionales de las que usted forma parte, ¿a cual de todas ellas se siente más orgulloso de pertenecer?
— A todas las sociedades a las que pertenezco les debo algo, gratitud. Por tanto, no me gusta destacar a ninguna de ellas. Me siento muy orgulloso y reconocido perteneciendo a muchas de estas sociedades que usted sabe. En alguna de ellas es realmente muy difícil entrar como miembro numerario.
— Recientemente acaba de finalizar otra edición más del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética. ¿Satisfecho con el resultado?
— Estoy satisfecho del resultado del congreso porque en él, que fue en mayo en Gerona, participé en la mesa redonda de Rinoplastia aportando mi técnica personal de Rinoplastia y me llevé una buena impresión por la excelente acogida.
— Tenemos entendido que su técnica de cirugía estética de nariz ha sido uno de los elementos más innovadores y de mayor interés en la última cita de los profesionales del sector. ¿En qué consiste exactamente la técnica desarrollada por usted?
— El tratamiento de la punta nasal es, precisamente, lo más complejo de una Rinoplastia (cirugía estética de nariz), y mi técnica se basa en el refinamiento y belleza de la punta nasal para casos extremadamente complejos de puntas rotas, asimétricas, distorsionadas, anchas, globulosas y achatadas. Y consiste en la eliminación de toda la estructura cartilaginosa del vértice malformada o destruida siendo posteriormente sustituida por tejido blando llamado Fascia Temporal tomado de la parte inferior del cuero cabelludo (nunca se produce caída de cabello ni cicatrices visibles). La nueva punta nasal presenta un aspecto suave tanto a la vista como al tacto, sin picos ni aristas antiestéticas. Mi técnica se desprende de tabús y prejuicios, anatómicos y funcionales, históricamente establecidos.
— ¿Para qué casos está especialmente indicada su técnica?
— Está indicada para aquellos casos difíciles de Rinoplastia Secundaria con los cartílagos del vértice rotos o malformados, y en Rinoplastia Primaria cuando la punta nasal es especialmente ancha, globulosa o achatada. Es una técnica que corrige la punta nasal especialmente fea, con picos, aristas, abolladuras, asimetrías importantes, etcétera, en donde otras técnicas basadas en complejas estructuras con injertos de cartílago no llegan a solucionar el problema. El problema de la punta nasal extremadamente antiestética se da especialmente en los adultos bien por causas congénitas y hereditarias, bien por traumatismos o intervenciones quirúrgicas anteriores.
— ¿Qué es lo que la hace tan novedosa y pionera en España?
— No sólo es una técnica pionera en España sino que lo es también a nivel mundial. No hay nada parecido. Es absolutamente una novedad mundial que ya la he publicado en dos revistas científicas de rango internacional con gran reconocimiento. También la he presentado en algunos congresos nacionales e internacionales de Cirugía Plástica en Sevilla, Pamplona, Gerona y Melbourne (Australia) entre otros.
— ¿Cuánto tiempo lleva trabajando y perfeccionando su técnica?
— Creo que éste es el momento de su divulgación social fuera también de los foros científicos. La técnica la he ido madurando con máxima prudencia, y seleccionando mucho los casos, a lo largo de 23 años de experiencia con ella, desde 1987.
— ¿Cuántos pacientes, aproximadamente, se pueden haber beneficiado ya de la aplicación de su técnica?
— En éste momento ya sobrepaso las cuatrocientas operaciones con mi nueva técnica. Al principio la aplicaba sólo a casos de narices tremendamente desordenadas y antiestéticas, generalmente Rinoplastias Secundarias, pero actualmente me he dado cuenta de que he abierto mucho las indicaciones, como si en los últimos ocho o diez años hubiera apretado el acelerador. Pero, por supuesto, sigo utilizando también las otras técnicas de siempre con mucho gusto.
— ¿Con la utilización de su técnica, el postoperatorio es mayor o más complejo que con otras?
— El postoperatorio no difiere básicamente dependiendo de la técnica que se emplee. La Rinoplastia, independientemente de la técnica que se use, cura siempre en el mismo tiempo, 7 días, y las pautas que sigue el paciente son casi siempre las mismas. Quizá la única diferencia cuando aplico mi técnica es que mantengo el taponamiento nasal cuatro o cinco días en lugar de un solo día con las otras.
— ¿Esta técnica lo sitúa a la vanguardia de la cirugía plástica en nuestro país?
— España es un país con una enorme creatividad e imaginación para todo y, por tanto también lo es en éste apasionante campo de la Rinoplastia. Hemos tenido y tenemos grandes cirujanos plásticos que aman y ejecutan con suma precisión la cirugía estética de nariz con excelentes resultados que, a la postre, son los que justifican la técnica. Una Rinoplastia de hace 30 años no se parece mucho a lo que hacemos hoy en día. Y los resultados así lo confirman.
— ¿Existe un perfil mayoritario de pacientes sobre los que haya aplicado su técnica?
— No es fácil establecer un perfil de paciente de Rinoplastia aunque podría apuntar hacia un 75% de mujeres cuya edad oscilaría entre los 17 y los 35 años. Los hombres se operan menos y en la gran mayoría presentan además problemas respiratorios nasales.
— ¿Es un tópico que las mujeres cuidan más su aspecto que los hombres; y especialmente su cara?
— No es un tópico aunque muchas veces se intenta camuflar una genuina Rinoplastia Estética bajo una operación de tabique nasal con insuficiencia respiratoria. Pero lo cierto es que es muy difícil encontrar un tabique nasal completamente recto.
— ¿Por qué?
— El tabique nasal está con mucha frecuencia desviado aunque el paciente no lo sepa. Esto se da más en hombres y su origen es en su mayoría traumático. Pero efectivamente en muchas operaciones de Rinoplastia Estética abordamos también el tabique nasal para mejorar la respiración o como complemento técnico para conseguir un mejor resultado estético.
— Permítame que le pregunte en un plano casi más metafísico, ustedes los cirujanos plásticos, ¿no se sienten a veces un tanto artistas al reparar o incluso embellecer las imperfecciones de la carne?
— Hombre, dicho con toda la humildad y respeto hacia mis compañeros, no se puede entender la Cirugía Plástica si no es dentro de un ámbito artístico. El cirujano plástico siempre debe tener algo de artesano, tener sentido artístico, habilidad manual, imaginación, etcétera. Si por mí fuera, habría una condición imprescindible para poder acceder a la especialización en Cirugía Plástica y ésta condición sería la de aprobar necesariamente determinadas asignaturas impartidas en la Facultad de Bellas Artes.
— ¿Qué siente cuando por sus manos pasa un caso excepcionalmente complicado? ¿Le supone un problema o, por el contrario, lo asume como un reto mayor?
— Si el caso es suficientemente complejo y excede de mis posibilidades para poder operar con máxima garantía, normalmente se lo envío a algún otro compañero mío que esté más metido en ese campo concreto. Si repites muchas veces determinadas intervenciones quirúrgicas cada vez te salen mejor y, por tanto, te sientes más útil. Pero sí, es verdad que a veces tenemos que preparar de forma especial algún caso concreto aunque dominemos ampliamente el tema. Esto ocurre con frecuencia y supone siempre un reto. No hemos de olvidar que cada operación es diferente como también lo es cada paciente.
— Volviendo al terreno más personal, usted tiene un gran vínculo con su pueblo natal, Buñol, al que sabemos que acude siempre que puede. ¿Quizás menos de lo que realmente desearía?
— Es verdad que voy a Buñol, mi querido pueblo, menos de lo que desearía pero sin embargo sigo conservando a mi peña de amigos de la infancia y nos reunimos en fiestas y algún día en época de caza para divertirnos. Y ahora más porque ya hace tiempo que entramos en las bodas de hijos de amigos. Los 50 son así. De los 40 en adelante son literalmente «una pasada».

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: